Síndrome de Meniere

Experiencia, responsabilidad y compromiso

El síndrome de Meniere es un cuadro complejo en el que se suceden las crisis de vértigo y taponamiento ótico, que remiten, acompañadas de perdida de audición y acúfenos, que remiten parcialmente.

Causas

El síndrome de Meniere parece estar provocado por un desequilibrio en los líquidos que bañan el oído interno, aumentando la cantidad en uno de sus espacios (endolinfa), lo que genera daños en las estructuras del oído interno.

Diagnóstico

Como en todos los vértigos, la interpretación de los síntomas es fundamental para el diagnóstico. Se deben comprobar las fluctuaciones de la audición mediante audiometrías, descartar alteraciones cerebrales y cerebelosas mediante la exploración vestibular básica y confirmar los hallazgos mediante pruebas objetivas (videonistagmografía o VHIT). En ocasiones son necesarias las pruebas de imagen (Resonancia magnética nuclear) para descartar otras enfermedades.

Puesto que el síndrome de Meniere puede confundirse con otros cuadros como la migraña vestibular y la patología del nervio cocleovestibular, todos los datos de la exploración básica e instrumental deben ser tenidos en cuenta para un correcto diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Meniere requiere de medidas higiénico-dietéticas (consumo abundante de agua, evitar el consumo de sal, café, chocolate, tabaco y alcohol), el tratamiento con fármacos (diuréticos, corticoides, betahistina, sedantes vestibulares) y los ejercicios de reeducación vestibular.

La cirugía puede ser una opción cuando los tratamientos médicos no controlan las crisis, pudiendo realizarse inyecciones intratimpánicas de corticoides (aisladas o mediante Microwick), las descompresiones del saco endolinfático y las laberintectomías químicas o quirúrgicas.

Usted debería acudir a un otorrinolaringólogo cuando sus crisis de vértigo no cedan, se repitan muy frecuentemente o le dejen inestabilidad posterior.

¡Le esperamos en nuestro centro!