Filosofía de trabajo

Los conocimientos que hoy tenemos de las enfermedades del oído, la nariz, la garganta y el cuello han experimentado una enorme progresión en los últimos años, gracias a la mejora de las técnicas de exploración microscópicas, endoscópicas, audiológicas y del equilibrio. Este auge supone una tremenda exigencia para los profesionales que deben profundizar en el conocimiento, adecuarse a las nuevas tecnologías, desarrollar sus habilidades en el manejo de las nuevas técnicas quirúrgicas y establecer nuevas relaciones con los mejores profesionales: médicos (radiólogos, patólogos, neurólogos, neurofisiólogos, neurocirujanos, cirujanos maxilofaciales y cirujanos plásticos), logopedas, psicólogos, audioprotesistas e ingenieros.  Estas alianzas buscan obtener los mejores resultados sobre el bienestar del paciente.

Pero sabemos que la técnica y el conocimiento no son, por si solos, la clave del éxito en salud. La relación que establecemos con nuestros pacientes, fundamentada en la verdadera comunicación, la cercanía, el afecto y la justicia sirven como vehículo fundamental para alcanzar el éxito diagnóstico y terapéutico.

Estamos convencidos de todo ello y proponemos una asistencia humana y exigente en cuanto a nuestros conocimientos, nuestras habilidades y el equipamiento técnico al que hemos dotado nuestras instalaciones.