Ruido blanco, la terapia sonora para su acúfeno.

El ruido blanco es una herramienta de tratamiento muy habitual en pacientes con acúfenos. Es imprescindible para muchos pacientes, tengan pérdida de audición o no.

No se utiliza como ruido enmascarante, sino como entrenamiento y reeducador de la via auditiva. El ruido blanco es clave en la terapia sonora del acúfeno pues permite reducir el contraste del acúfeno (la intensidad del acúfeno sobre el silencio) y corregir la sobreexcitación de la via auditiva, responsable final del acúfeno. De esta forma conseguiremos la habituación, conseguiremos que el acúfeno no sea consciente y que progresivamente sea menos importante en la vida del paciente.

El ruido blanco puede utilizarse mediante audífonos u otros dispositivos, pero siempre debe utilizarse en los 2 oídos de forma simultánea, durante 6-8 horas al día y nunca enmascarando el acúfeno.

En la practica, empecemos a utilizarlo:

1. Con cascos, 6-8 horas al día. Puede utilizarlo en bloques de 3-4 horas.

2. Suba el volumen del ruido blanco hasta que tape (enmascare) el acúfeno y entonces disminuya un poco el volumen para que pueda escuchar ambos, el acúfeno y el ruido. Este es el punto clave o mixing point.

Haz clic y podrás escuchar un ruido blanco verdadero, creado con Audacity: