Septorrinoplastia

Cirugia de la nariz

La septorrinoplastia es la técnica quirúrgica de elección para mejorar la estética y la función de la nariz, en todos los casos en que el tabique nasal o la pirámide nasal (nariz) esten desviados, y esto es muy frecuente.

El tabique nasal desviado supone una limitación al paso de aire por la nariz pero también suele provocar alteraciones de su forma. Del mismo modo, alteraciones en la forma de la nariz provocan deformidades en el tabique nasal y dificultades respiratorias.

Abordar el tabique nasal desviado sin considerar la forma de la nariz (septoplastia) o abordar las las deformidades y defectos de la nariz sin considerar la forma del tabique nasal (rinoplastia) suele conducir a resultados insatisfactorios. En otras ocasiones una cirugía eminentemente estética (rinoplastia) puede provocar cambios en la forma del tabique nasal y las válvulas nasales que conducen a dificultades respiratorias importantes y enfermedades posteriores.

Por lo tanto, hoy día abordamos los problemas de la función y estética en una misma cirugía, la septorrinoplastia, que trata por igual la función y la estética nasal. La nariz resultante respirará sin complicaciones, será natural, armoniosa, integrada con el resto de la cara y no tendrá aspecto de operada.

¿Cómo se realiza la septorrinoplastia?

La septorrinoplastia se realiza sin heridas visibles en la piel (técnica cerrada) o bien realizando una mínima incisión en la columna de piel que hay entre ambos orificios de la nariz (técnica abierta). La técnica abierta permite ver con nitidez, operar con mayor precisión, fijar injertos con suturas y remodelar con mayor eficacia la nariz. La herida no supone un problema y en cuestión de semanas, esta quedará camuflada y será inapreciable. Las técnicas cerradas son empleadas en casos con mínimos defectos sin alteraciones en la punta o desviaciones.

¿Quien realiza esta técnica? ¿El otorrinolaringólogo o el cirujano plástico?

En general, las técnicas quirúrgicas deben realizarlas quien domine la técnica. El cirujano de la septorrinoplastia debe conocer la función y estética nasal, dominar la anatomía de la región (nariz, paladar, senos paranasales y via lacrimal), dominar la técnica quirurgica y las posibles complicaciones, aunque pequeñas, que puedan surgir durante o tras la cirugía.

El otorrinolaringólogo dedica gran parte de su formación y asistencial al tratamiento de la nariz y todas sus enfermedades, conoce las consecuencias funcionales de los problemas estéticos y controla las posibles complicaciones derivadas de la cirugía.

Otorrinos y cirujanos plásticos dominan la estética de la nariz siempre que tengan sensibilidad y delicadeza en sus maniobras. Ningún título inculca un gusto estético ni una especial visión sobre la belleza.

¿Cuanto dura la cirugía?

Una septorrinoplastia suele durar 2 horas, en promedio, pues cada paciente es único y no descansamos hasta alcanzar los resultados planteados. El abordaje es corto (15 minutos) y el resto del tiempo se dedica a realizar suturas, colocar injertos, remodelar cartílagos y ajustar estructuras.

¿Como es el postoperatorio?

El postoperatorio no es muy doloroso. La aplicación de anestesias locales, asociada a la anestesia general bajo la que se realiza el procedimiento, y el uso de analgésicos disminuye el dolor. Pueden aparecer hematomas en la piel y leves hemorragias en la nariz. En general la intervención es bien tolerada toleradas de manera confortable.

Una correcta técnica quirúrgica, unas suturas minuciosas y un exquisito cuidados de los tejidos favorece el postoperatorio de la septorrinoplastia. Evitamos, siempre que sea posible, el uso de taponamientos nasales pero solemos utilizar férulas externas para fijar las estructuras.

En 7-10 días podrá volver a la vida normal, sin signos de tener una nariz operada.