¿Drenajes transtimpánicos en verano? ¡Al agua, patos!

Se acaba el invierno y muchos niños (y algunos adultos) han sido intervenidos de sus otitis medias secretoras mediante la colocación de pequeños tubos transtimpánicos de ventilación, también llamados drenajes transtimpánicos o diábolos. Con ellos han mejorado sus otitis, los dolores de oído y las pérdidas de audición. Ahora bien, llega el verano y las dudas se agolpan ¿puede mi hijo bañarse? ¿y bucear?. En temas tan populares como estos las opiniones son variadas y contradictorias.

Durante años los otorrinos recomendábamos evitar completamente la entrada de agua en el oído intervenido con tubos transtimpánicos de ventilación.  Idealmente, la entrada de agua puede atravesar el diábolo y crear humedad en el oído medio, humedad que es aprovechada por bacterias para provocar infecciones y supuraciones en el oído. Esta idea estaba apoyada por la ausencia de evidencias científicas que propusieran lo contrario.

Surgieron así, una serie de métodos y artilugios, variados e ingeniosos, para evitar la entrada de agua en el oído. Muchos de ellos diseñados por padres y madres desesperados ante la insistencia en el baño de sus pequeños. Es cada vez más frecuente la utilización de moldes de baño, gorros y bandas de neopreno,  gotas antibióticas preventivas etc. Pero, mi hijo, que tiene unos drenajes transtimpánicos ¿tiene obligación de utilizar moldes de baño? Ya podemos responder estas preguntas: los estudios demuestran que la incidencia de las otitis, causadas por el baño en pacientes con drenajes transtimpánicos, es muy baja ¡sólo 0,10 por mes de baño! y esta se reduce sólo a 0,07 por mes de baño cuando se utilizan moldes de baño. De este modo, siempre hablando en promedio, si mi hijo utiliza tapones tendrá una otitis cada 14 meses y si no los utiliza la tendrá cada 10 meses. Si consideramos que generalmente son 3 los meses de baño y que probablemente los drenajes los mantenga únicamente un verano, la diferencia es insignificante.

Concluyendo, en baños estivales normales, realizados en la superficie del mar o piscinas no es imprescindible el uso de moldes de baño y el niño tiene el mismo riesgo de padecer una otitis con o sin métodos preventivos. Por otro lado, recomendamos el uso de moldes de baño bien cuando no podamos evitar el buceo o bien cuando los baños se practiquen en aguas jabonosas o en aguas de lagos, mas contaminadas que las piscinas y el mar. ¡Precaución! Cuando se utilicen moldes de baño, estos deben ser desinfectados después de cada uso para evitar su colonización y las infecciones del oído.

¡Mas claro, échale agua!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *