Otosclerosis

otosclerosis

La otosclerosis es un crecimiento óseo anormal en la zona de unión entre el estribo y el oído interno (fissula antefenestram) que provoca una pérdida de audición progresiva. Este hueso, que es esponjoso, se destruye y deja paso a un hueso más duro que dificulta el paso de las vibraciones hacia el oído interno.

Causa

La causa exacta de la otosclerosis se desconoce, sin embargo, hay evidencias de que puede ser hereditaria, modificándose la penetrancia con ciertas infecciones virales y cambios hormonales. Suele afectar mas a mujeres jóvenes (20-30 años) y de raza blanca.

Síntomas

El síntoma fundamental es la hipoacusia (pérdida de audición) que es lentamente progresiva, se inicia en la juventud (20-30 años) y se incrementa con los embarazos en la mujer. Además puede ir acompañada de vértigos y acúfenos (ruidos en los oídos).

Diagnóstico

Ante la sospecha de otosclerosis, deben realizarse audiometrías tonales y pruebas especificas como la prueba de Gellé, el registro del reflejo estapedial y la timpanometría. En ocasiones se puede utilizar una prueba de imagen,  la  tomografía axial computadorizada (TAC), para descartar otras causas de hipoacusia.

Tratamiento

La otosclerosis puede empeorar lentamente. La afección tal vez no requiera tratamiento hasta que uno presente problemas auditivos considerables.

Los medicamentos como el fluoruro sódico, el calcio o la vitamina D no han demostrado beneficios.   Para mejorar su audición, el paciente podrá optar entre utilizar audífonos o la cirugía, que no curarán ni prevendrá el empeoramiento de la pérdida auditiva pero solucionarán la hipoacusia durante años.

La cirugía consiste en sustituir el estribo por una  prótesis (estapedectomía/estapedotomía).

Si usted presenta una pérdida auditiva de larga evolución no dude en consultar con un otorrinolaringólogo, probablemente tenga solución.

¡Le esperamos en nuestro centro!